Cuando compra a informales genera competencia desleal, despido de empleos legales, cierre de negocios y frena el desarrollo regional

La formalidad es una condición propia de los sectores productivos que ayuda a promover el desarrollo de la sociedad. Una colectividad que no tenga empresas formales y legitimidad  en sus organizaciones productivas está expuesta al atraso y el subdesarrollo. Hacer empresa “tal como queramos” no es una opción: hay que tener reglas de juego claras y hay que cumplirlas. 

Por eso, la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se comprometió con la campaña “No a la informalidad”. Un concepto con el que se buscó generar conciencia sobre la importancia de estar dentro de la ley, cumplir las normas y pagar impuestos. A pesar de la polémica que generó, la campaña funcionó. Prueba de ello es que en el año 2013, el número de personas que tomaron la decisión de formalizarse y renovar su registro mercantil aumentó en 14%.

A partir del año 2014 iniciamos la segunda etapa de esta campaña: Sí a la formalidad. Las razones para ser formal son sólidas en el momento coyuntural que vive nuestra región. La formalidad genera confianza, respaldo legal, posibilidades de formación permanente, crédito y reconocimiento empresarial; entre otros aspectos, que debe tener en cuenta una persona para legalizar su organización.

Estamos seguros que hay que decirle: Sí a la formalidad, por la seguridad y la confianza que genera a los empleados del empresario y a sus clientes. 

Sí a la formalidad porque acredita y hace pública la calidad del comerciante. Sí a la formalidad porque evita sanciones legales de la alcaldía, la Dian y la Superintendencia de Industria y Comercio. Sí a la formalidad porque el empresario y su establecimiento tienen el respaldado de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío. Sí a la formalidad porque permite el acceso a programas empresariales apoyados por el Estado, facilita la realización de negocios con el sector público y el privado, y la participación en licitaciones y obtención de créditos ante entidades financieras.

Sí a la formalidad porque genera mayores posibilidades de acceder a mercados nacionales e internacionales y a capacitaciones gratuitas en diversos temas. Ahora falta más conciencia de la ciudadanía para que compre o invierta en las personas que dieron el paso hacia la formalidad. La idea es que los ciudadanos también le digan sí a la formalidad. 

RODRIGO ESTRADA REVEIZ
Presidente Ejecutivo CCAQ

 

¿POR QUÉ SER FORMAL?

  • Por seguridad y confianza para el empleado y clientes.
  • Acredita y hace pública la calidad del comerciante.
  • Acredita la tradición y legalidad de su actividad comercial por medio del certificado que expide la Cámara de Comercio.
  • Facilita la obtención de créditos y otros beneficios comerciales.
  • Permite acceder a programas y eventos empresariales apoyados por el Gobierno.
  • Permite participar en capacitaciones empresariales gratuitas y otros servicios que ofrece la Cámara de Comercio.
  • Facilita la participación en licitaciones y la celebración de negocios con los sectores público y privado.
  • Genera mayores posibilidades de acceder a mercados nacionales e internacionales.
  • Evita sanciones legales de la Alcaldía, DIAN y Superintendencia de Industria y Comercio.

 

¿POR QUÉ COMPRAR FORMAL? 

  • Para apoyar a las empresas que generan desarrollo.
  • Para contribuir a lograr una mejor economía.
  • Ayuda a generar empleo formal para más personas.
  • Ayuda a disminuir la competencia desleal de los informales.
  • Obtiene garantía de los productos que compra.
  • Porque es un deber de los ciudadanos de bien.
  • Porque damos ejemplo a las futuras generaciones.
  • Evita problemas de salud por posibilidades productos en mal estado o sin el 
  • tratamiento adecuado.