La valorización es un mecanismo que ha permitido la realización de importantes obras en Armenia y muchas ciudades del país, obras que no hubieran sido posible hacerlas con los limitados recursos de los fiscos municipales. Es por esto que es conveniente que evaluemos de forma positiva el verdadero potencial de la valorización, y que el necesario debate ciudadano sobre este asunto se haga por fuera de la lógica que define las relaciones gobierno – oposición y se focalice en las conveniencias que trae la valorización para el desarrollo de la ciudad y el bienestar de los armenios, pues por encima de las militancias políticas, primero debemos reconocer que somos ciudadanos de Armenia.



Así que la valorización debe ser entendida y asumida, no como un impuesto, sino como una contribución, como un mecanismo de financiación que tiene una destinación exclusiva para la construcción de obras de interés público que difícilmente se pueden financiar con recursos directos de la Administración Municipal, y que en caso que así fuera, su ejecución demoraría varios años, lo que dificultaría la modernización de la infraestructura vial y que la ciudad crezca de forma ordenada.

Es comprensible que haya resistencia de muchas personas, por razones sin duda válidas, ante el hecho de pagar valorización, pero tengamos presente que estos recursos son aportados por propietarios de bienes inmuebles que a su vez se ven beneficiados por la construcción de obras que dan como resultado que sus propiedades adquieran un mayor valor y se obtenga, para todos, mejor calidad de vida y mejor la movilidad.

Pero una cosa es que algunas obras tengan inconvenientes y retrasos, y otra muy diferente es que por esto se descalifique el mecanismo de la valorización. Son dos asuntos diferentes que no nos deben impedir reconocer los beneficios de la contribución (como la obra del llamado deprimido de la constitución que le está generando bienestar a la comunidad) y que representa un desafío a la Alcaldía para que mejore y perfeccione la realización de las obras públicas, lo cual precisa de una apropiada planeación y presupuestación, una transparente elaboración de pliegos y mecanismo de contratación y un riguroso proceso de ejecución y seguimiento por parte de las interventorías y organismos de control.

De ahí que la Cámara de Comercio haya programado para el miércoles 24 de mayo la realización del foro de  gerentes con el tema : “Valorización, una contribución para el desarrollo de la ciudad”, con la participación del Alcalde de Armenia Carlos Mario Álvarez Morales y el Concejal Luis Guillermo Agudelo Ramírez, escenario que servirá para que la ciudadanía conozca cómo va el proceso de recaudo, cuál es el plan de obras de interés público a contratar y ejecutar con sus respectivos plazos, inversiones y beneficios para la ciudad, qué dificultades atraviesa el proceso y qué críticas hay sobre el procedimiento establecido.