Hace varios años que venimos hablando en diferentes reuniones y foros sobre la necesidad de establecer alianzas regionales con los departamentos vecinos, en especial con el Valle del Cauca, entidad territorial que junto con Antioquia representan las economías más dinámicas después de Bogotá.


Es indudable que con el Valle del Cauca tenemos muchos nexos, pero tal vez, desde el punto de vista de desarrollo territorial, el más relevante es que compartimos el corredor de comercio internacional más importante del país cual es la vía Bogotá - Buenaventura, por el cual nos conectamos con la cuenca del Pacífico y el Canal de Panamá.

Aunque nos hemos demorado en dialogar con el Valle, nunca es tarde para hacerlo. Es así como el pasado 24 de agosto nos dimos cita en Cali, luego de varias semanas de preparación, las directivas de los comités intergremiales de los dos departamentos, presidentes de las cámaras de comercio de Cali y de Armenia y del Quindío y la Comisión Regional de Competitividad del Valle para evaluar el entorno territorial requerido para la competitividad, así como la posibilidad de establecer alianzas productivas que potencien nuestras empresas, esto con el propósito de identificar proyectos de interés común y avanzar en procesos de integración para el desarrollo económico y el bienestar social.

Fue así como pasamos revista al estado de la infraestructura necesaria para la competitividad, como la terminación de la doble calzada Cajamarca - Calarcá y el túnel de La Línea, construcción de la doble calzada Calarcá - La Paila, modernización y operación de la Red Ferroviaria del Pacífico y la plataforma logística intermodal en La Tebaida. De igual forma, hablamos de una agenda de competitividad regional para coordinar las labores de las instituciones con el sector productivo y los beneficios que traería el intercambio de conocimientos y la eventual articulación de clústeres como los de proteína blanca (carne de cerdo y pollo), logística, frutas, BPO/ITO/KPO, agroalimentos, manufactura y salud en el Valle del Cauca, y cafés especiales, turismo, cueros y usabilidad en software en el Quindío.

Este es un proceso que apenas comienza, que necesitará del apoyo y la voluntad de los gobiernos y congresistas locales, universidades, gremios y empresarios para sacarlo adelante. Por lo pronto, hemos conformado dos equipos de trabajo para avanzar en algunos temas que permitirán posteriormente depurar una agenda de trabajo regional. Me refiero al trabajo que adelantarán los Comités Intergremiales del Valle y Quindío para revisar el estado actual de los proyectos de infraestructura mencionados y lo que se requiere para su culminación; y la labor que haremos las cámaras de comercio de Cali y Armenia con la Comisión Regional de Competitividad del Valle del Cauca para intercambiar información sobre el estado de los clústeres de los dos departamentos y diseñar estrategias de articulación de sus cadenas de valor y de mejora de la gestión de la competitividad regional.