Desde su inauguración en 1948, el aeropuerto El Edén de Armenia ha sido esencial para el desarrollo de la ciudad y el Quindío aportándonos identidad y afianzando nuestro sentido de pertenencia.

 

El Edén sirvió para conectarnos con el país en los buenos años de la caficultura, fue un medio para consolidar al Quindío cuando recién se creó como departamento y sin él no hubiera sido posible la atención de la emergencia y la llegada de ayudas internacionales cuando el terremoto de 1999. Pero ante todo, sin nuestro aeropuerto internacional no se hubiera dado el auge del turismo rural y el posicionamiento del Quindío como uno de los principales destinos nacionales e internacionales a visitar en el Paisaje Cultural Cafetero, Patrimonio de la Humanidad.

Armenios y quindianos nos hemos caracterizado a lo largo de la historia por nuestro espíritu cívico y por enfrentar y superar los retos y desafíos que el destino nos plantea. Hoy el aeropuerto internacional El Edén no atraviesa por su mejor momento. Si bien se logró, luego de varias licitaciones fallidas, que la ANI destinara recursos aproximados de $70 mil millones para la construcción de la nueva torre de control, ampliación de la plataforma, remodelación de la terminal de pasajeros nacional y la construcción de la terminal internacional, no es menos cierto que el abandono en el que se encuentra la terminal y el deficiente servicio que presta la Aerocivil causa grandes incomodidades a los viajeros, situación a la que se suma la reducción de vuelos por parte de Avianca, única aerolínea que opera la ruta a Bogotá.

Pero no solo es el reducido número de vuelos, también es el alto valor de los pasajes que deben sufragar los que deciden viajar por El Edén en comparación con trayectos similares desde otras terminales de la región, lo que hace muy oneroso para turistas y viajeros la utilización de nuestro aeródromo con el consecuente perjuicio que esto causa, no sólo a los que quieren visitar al Quindío, sino a todos los que hacen parte de la cadena de valor del turismo como son las agencias de viajes, taxistas y transportadores, hoteles y alojamientos, restaurantes, parques temáticos y comerciantes, entre otros.

Es hora de hacer un frente común entre gobiernos, congresistas, gremios, empresarios, líderes de opinión, medios de comunicación y ciudadanía en general por el rescate y consolidación del Aeropuerto Internacional El Edén. 

Es tiempo de exigir, a una sola voz, que el gobierno nacional defina pronto si la terminal va a ser entregada en concesión o seguirá siendo administrada por la Aerocivil. Es el momento para pedirle a Avianca un mayor compromiso con el departamento y los turistas. Es la oportunidad para atraer otras aerolíneas que quieran operar de forma que tengamos diferentes opciones de viaje.  Es por esto que la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío convoca a los dirigentes públicos y privados y a la ciudadanía en general para que integremos un frente común con el fin de apropiarnos de nuestro aeropuerto, que antes de ser de la Aerocivil, fue y es patrimonio de todos los quindianos.