La formación continua sirve para actualizar y profundizar conocimientos específicos que permitan el perfeccionamiento y desarrollo de las competencias laborales, llevando al empleado a su máxima capacidad productiva.