Desde 2009 la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío le dio vida a la orquesta infantil y juvenil Alimenta una esperanza musical, una iniciativa con la que decididamente buscamos aportar al desarrollo social y cognitivo de niños y jóvenes entre los 8 y 16 años de edad con la intención de que estos hagan uso adecuado de su tiempo libre. En la época iniciamos con un grupo de 30 niños que a hoy se ha convertido en uno de 300 participantes procedentes de Armenia, Circasia y Calarcá, que llenan de emoción los escenarios donde interpretan su música.

Pero este crecimiento se ha dado, insisto, gracias a las alianzas, Sura y la fundación Yamaha han sido actores claves, ambas entidades que aportan al desarrollo social del país pusieron sus ojos en el departamento gracias a la proyección de la cámara de comercio por esta apuesta social. A nivel local, las alcaldías de Calarcá, Circasia, en su momento La Tebaida fueron claves para extender el programa a los municipios. Asimismo, la alcaldía de Armenia, permitió la articulación de Alimenta una esperanza musical a uno de sus centros de desarrollo comunitario, CDC. Un gran escenario al que la orquesta le da vida actualmente a la comuna 6 de Armenia con estudiantes de los colegios: Cámara Junior, Normal Superior del Quindío, Rufino Centro, Fundanza, Ciudadela de Occidente y Gustavo Matamoros da’Costa, colegio San José, Gimnasio Santo Rey, Paulo Freire, entre otros, todos cumpliendo ese requisito mínimo para ingresar al programa como es el estar escolarizado y practicar en los horarios estipulados del programa.

Por supuesto, los empresarios y quindianos en general, han sido aportantes claves a través de bonos de donación y otro tipo de vinculaciones donde los grandes beneficiados son estos jóvenes, muchos aceptados en universidades de alto nivel, otros superando problemáticas de aprendizaje e incluso físicas a través de la música, familias que con tranquilidad ven crecer a sus hijos alejados del ocio y las malas compañías, todo un esfuerzo conjunto que ha llevado a la orquesta a tener incluso presentaciones de carácter nacional. 

Finalmente cabe destacar que, diferentes estudios en los campos de la educación, la psicología infantil y la música han demostrado que el aprendizaje a temprana edad, de una disciplina artística como la música, mejora el desempeño en lectoescritura, razonamiento lógico-matemático, lenguas —incluyendo lengua extranjera—, conciencia corporal y rendimiento académico en general. Por esta época, Alimenta una esperanza musical tendrá diversas presentaciones, y todos son bienvenidos a ser parte esta causa.