Está claro que el sector empresarial y en general el sector privado, son la principal fuente de empleo del departamento del Quindío, según datos de la caja de compensación Comfenalco Quindío, que alberga el mayor número de afiliados en el departamento —86.806— un 70% son afiliados de empresas privadas, 19% independientes y un 11% del sector público. Bajo este panorama, donde se evidencia la necesidad de fortalecer aún más el segmento empresarial para propiciar la creación de nuevos empleos, se gestó la agencia de inversión, Invest in Armenia, como una tendencia creciente o alternativa para mitigar los niveles de desempleo bajo el esquema de atracción de nuevas empresas y fue aquí, donde iniciamos la promoción del destino y paralelo a ello, la cocreación de una cultura de inversión.

En este sentido, desde hace dos años y bajo la alianza entre la gobernación, la alcaldía de Armenia, el Comité Intergremial, la Edeq y la cámara de comercio, se viene implementando una estrategia de marketing territorial, desde la cual se exponen los atributos de la región como destino de inversión: su conectividad, su ubicación estratégica, su calidad de vida, los beneficios tributarios, su piso térmico y clima ideal para actividades agrícolas, entre otros aspectos que hacen del Quindío un territorio propicio para la llegada de nacionales y multinacionales que además de tener capacidad operativa y gran demanda de ocupación, llegan a las regiones para transferir conocimiento, generar nuevos saberes y consolidar nuevas estructuras de mercado.

Lo anterior desde el discurso, no obstante el Quindío necesita prepararse aún más, tomar conciencia del potencial de esta estrategia y empoderarse de una real cultura de inversión, donde no hay plazos para atender a los gerentes de estas compañías que presentan su intención de llegada al departamento, donde la tramitología debe ser estratégica y facilitadora de procesos, donde el acompañamiento debe ser preciso y claro está, bajo la normativa vigente que permita una sostenibilidad, crecimiento y desarrollo de los sectores económicos priorizados en el departamento: agronegocios, software y TIC's, logística y turismo de experiencias, este último integrado al Quindío Convention Bureau, que también actúa como promotor del destino desde la industria de reuniones para la captación de eventos, congresos, convenciones y viajes de incentivos, una alianza que también necesita fortalecer esta llamada cultura de inversión. Para finalizar, hay que resaltar el gran trabajo de la agencia de inversión que ha logrado instalar diferentes multinacionales que cumplen con altos estándares de calidad y sostenibilidad que a la fecha suman casi dos mil empleos directos demostrando que esta es una gran alternativa para el departamento. Así pues, la cultura de inversión implica sentar posición, abrir puertas, aunar esfuerzos de cooperación, estudiar los mercados internacionales, romper paradigmas y donde quiera que vayamos, ser voceros de una región con potencial, siempre en la búsqueda de negocios bilaterales que beneficien la proyección de un Quindío competitivo con miras a la inversión. Solo resta decir que esta es solo una de las muchas apuestas que se deben adelantar para mejorar los índices de desempleo, no es la única solución y la idea es complementar esta estrategia con muchas más iniciativas.