En esta época activamente comercial, la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío invita a los quindianos a promover la compra y el fortalecimiento de la economía local, cientos de comerciantes y empresarios formales de todos los sectores y municipios esperan que propios y visitantes consuman en nuestro destino, y es que hoy el crecimiento sectorial y la variedad de oferta es bastante diferente si se compara con años atrás donde otros territorios se convertían en competencia para el Quindío.

 

El panorama actual es producto del esfuerzo, innovación y mejoramiento de procesos de los empresarios, que ha permitido el Quindío tenga todo para ofrecer y a su vez, haya evolucionado con la atracción de marcas e inversionistas que encontraron gran potencial en el departamento. 

Y más allá de la compra local, hay que hablar de una compra responsable y respetuosa con los empresarios y comerciantes formales que son quienes aportan al desarrollo regional con sus impuestos, generan empleos para jóvenes y familias y representan la pujanza de los quindianos. Para ser más precisos esta época decembrina no puede celebrarse desde la informalidad, los consumidores deben tomar conciencia de los grandes daños que se derivan de la informalidad, las ventas ambulantes, alimentos perecederos en las calles, inseguridad, contrabando, obstaculización de vías y limitada movilidad, son algunos de los efectos que causa la compra informal, pues mientras los consumidores continúe comprando informal las limitantes de desarrollo se ampliarán así como afectaciones de alto impacto para nuestros empresarios. En este punto vale la pena destacar el centro comercial del Café y la Placita Campesina como una opción para no comprar en las calles del centro y acceder a estos escenarios como alternativa para encontrar los mismos productos. 

La competencia desleal que representa la Informalidad para aquellos comerciantes formales que invierten en espacios, experiencias y atención al cliente, no es más que una consecuencia que afecta ventas e incrementa el desempleo o incluso el cierre de negocios formales. Es nuestra responsabilidad con la ciudad el comprar formal, se trata de gratitud con los empresarios que siguen creyendo en el Quindío lo cual implica pensar y actuar formalmente en todo lo que hacemos.

No resta más que decir, gracias, gracias por comprar en el Quindío y aportar al comercio formal del departamento. Esperamos que además de los ciudadanos, el gobierno local, también asuma con autoridad los controles pertinentes para mitigar los impactos negativos de la informalidad. Que esta sea una época de dinamización comercial y turística fructífera. Feliz Navidad y próspero 2020.