Ya mencionaba el director de la Dian los efectos negativos de la informalidad en el país, temas que van desde la evasión de impuestos y por tanto el retraso de la economía de la regiones, hasta cifras sobre la contratación laboral donde citaba que “un trabajador que no es formalizado con todas sus prestaciones de ley, tiene 125% menos posibilidades de salir de la pobreza”. Así las cosas, la informalidad y la competencia desleal para aquellos empresarios que sí contribuyen al desarrollo del país no debe estar en ningún sector de la economía.

 
Y quiero hoy referirme a la informalidad en el transporte, empezaré entonces con cifras, las cuales están consignadas en el documento Proponer 2020 – 2023 y  fueron suministradas por el sector transporte del departamento: Según el estudio de Caracterización de la Prestación del Servicio de Motocicleta realizado por el Ministerio de Transporte, un mototaxista realiza un promedio de 31.5 viajes al día. Para el caso específico de la ciudad de Armenia, se estima un total de 700 mototaxistas; la demanda diaria transportada en este medio ilegal, se puede estimar en 22.050 viajes. Asumiendo que estos vehículos “trabajen” los 30 días del mes, se estima una movilización de 661.500 viajes, equivalentes a 7.938.000 viajes al año.
 
Lo más preocupantes expuesto en este análisis, es que estaríamos hablando de que este “modo” de transporte informal, capta el 27.91% de la demanda movilizada en el sistema de transporte colectivo municipal, estimada a julio de 2019 en 79.000 pasajeros día. No solo hay impactos negativos en la economía de la región donde se dejan de percibir aportes al municipio, sino que el mismo estudio revela que sin esta demanda informal, se podrían abrir 98 vacantes formales en el sistema de transporte. Todo lo anterior sin hablar de los riesgos que tiene un pasajero desde el punto de vista de su seguridad e integridad, hasta su misma salud si se tiene en cuenta el uso de un mismo casco para todos los pasajeros en mención donde la higiene pasa a un segundo plano.
 
Para finalizar hay que decir que las autoridades locales tienen la potestad para erradicar este servicio que afecta el sector transporte, así como establecer estrategias integrales donde se estimule el uso del transporte público formal y la sostenibilidad de la movilidad vial, un tema que abarca diferentes aspectos como zonas azules y amarillas, conservación del espacio público, el aumento de la autoridad de tránsito y el tema del pico y placa, medida con la que estamos de acuerdo no se desarrolle en toda la ciudad. Todo lo anterior,  como medidas que beneficien la formalidad en este servicio que además empieza por fomentar una cultura ciudadana y generación de conciencia frente a los impactos negativos de la informalidad.