La llegada de la contingencia actual expuso retos de transformación digital más pronto de lo que el mundo lo esperaba. Claramente el sector empresarial, así como el educativo, gubernamental, de salud, entre otros han adoptado de manera acelerada conceptos poco comunes en frecuentes: teletrabajo, telemedicina, Ecommerce, marketing digital, whatsapp businesS, todos con un aprendizaje que debió reforzarse por este época.



Ahora, si nos vamos al proceso de evolución, previo al COVID19, en el caso particular del Quindío, el último censo empresarial de la Càmara de comercio de Armenia y del Quindío reveló que de las 17584 empresas encuestada 8706 (49,5%) cuentan con conexión a Internet desde su dispositivo móvil, pero de estas solamente el 46% (4004 empresas) ha comercializado sus productos o servicios a través de servicios virtuales, un panorama que indica un desaprovechamiento de más del 50% del uso de Internet en sus equipos para sus negocios personales. No obstante, quizá hoy estas cifras hayan iniciado un cambio sustancial, donde se destacan temas como ValeXFuturo, la plataforma de Càmara de comercio desde donde se promociona la compra online de bonos anticipados para redimirlos cuando volvamos a encontrarnos, la cual está conformada por 365 empresas quindianas, de las cuales el 52% manifiestan tener por primera una experiencia comercial digital.

Por ello, nuestro esfuerzo va más allá, la Cámara de comercio adelanta un programa desde donde se instaurará el Centro de transformación digital empresarial que impactará a empresarios que presentan déficit en apropiación de las nuevas tecnologías, a fin de integrar herramientas digitales y soluciones prácticas para el crecimiento de sus negocios desde el desarrollo de diagnósticos previos que permita identificar las necesidades de los empresarios acorde a su modelo de negocio que las haga más competitivas ante los cambios de un entorno que no podemos ignorar si se desea permanecer vigente en el mercado.

Y mientras avanzamos en tecnología y transformación digital, será imprescindible generar sinergia con una Ciudad Amable, porque el entorno también proyecta la competitividad de nuestros empresarios: es hora de reiniciar  las obras en Armenia.